martes, 11 de enero de 2011

Esquizofrenia

Desde chica siempre presente esta enfermedad, pero nunca se dieron cuenta. Siempre me decían que tenia mucha imaginación al pensar en arboles crecían de mi cama y se abrían paso hacia mi ventana dejando entrar intensos rayos de luz y escuchando lindas voces llamando para jugar. Crecí feliz, con imaginación amplia, lindas y constantes imágenes haciendo de mi vida solo una luz siendo tapada por una pantalla.
Comenzaron a darse cuenta de mi condición ya en mi adolescencia, ¡que novedad!. Pero no solo descubrieron la esquizofrenia en mi, sino también en mi mamá. Fue muy extraño cuando en nuestros encuentros llenos de gritos y orgullo, topaban dos dimensiones distintas. Su mundo lleno de sombras insinuando al mal y llenando el alma de sentimientos de pena y angustia, contra mi mundo de adrenalina, infinito y  donde nada podía salir mal, y si ese era el caso no importaba, nada tenia tan graves consecuencias. Dos puntos de vista distintos, cada uno en su extremo, liderados por distintos ojos viendo lo que cada mundo le mostraba dependiendo de sus condiciones.
Pasando los años, nuestros mundo comenzaron a asemejarse. Ya no veía infinitas posibilidades con la alegría superficial a la que mi imaginación se había echo adicta, y mi mamá comenzó a perder miedo a los peligros que asechaban su mente, en imágenes sobre su familia sufriendo y de su hija dirigiéndose a ese mal, ya que hubo un cambio en las dos. Crecimos

Siempre nos asemejan a los adolescentes con distintas enfermedades fatalistas, y el mejor ejemplo es la esquizofrenia. Todos los adolescentes somos esquizofrénicos, dependiendo de nuestro humor somos capases de distorsionar cualquier realidad a nuestro favor. Pero lo que la gente no entiende que no son solo los adultos jóvenes los que padecen de esta enfermedad. Los padres viven ese periodo nuevamente, Sí, vuelven a ser adolecentes. Son tan enfermos como nosotros, sentimientos encontrados, dudas sobre el mundo y de quienes son, cambios corporales y por supuesto, esquizofrenia. Dependiendo de su animo, distorsionan cualquier realidad y señal del mundo exterior para crear una imagen peligrosa y oscura, con el fin de protegernos de cualquier mal, por más insignificante que sea.
Cuando un joven deja atrás esa desastrosa etapa, los padres también la abandonan, ya que ambos crecieron, vieron la realidad y asumieron que no todo es como uno lo quiere ver. Así fue como mi mamá y yo nos convertimos en adulto esperando revivir nuevamente, esa infernal experiencia con las siguientes generaciones.
Una pregunta para aclarar que suele desarrollarse en esta época es, ¿Quien tiene la razón? A mi y a mi adulta madre ya no nos importa, la verdad, ¿ A quién de verdad le puede importar? después de todo, estamos todos enfermos.

martes, 30 de noviembre de 2010

una mentira sin importancia.

Después de cumplir los 18 años, cualquiera me podrá considerar una persona independiente, y así lo creo yo. Bueno en su gran parte ya que sigo viviendo en la misma casa que mis padres, los cuales todavía no logran ver que ya no soy una niña a la que hay que ir a dejar de la mano al colegio.
La convivencia con mis padres es difícil, ya que nunca fui como ellos tenían planeado. No me guío ni me interesa ninguna religión, mis grupos de música favoritos no son Camila y sin Banderas, mucho podrían considerar la música que escucho es metal o gótica, pero yo simplemente escucho letras que me hacen sentido y melodías poco usuales. Mi ropa, si tengo que admitirlo, es rara y muy negra con parches, pero que importa, me gusta, me queda y me agrada ser algo más que las del montón.
A ellos podríamos catalogarlos en los típicos padres que tienen sus problemas pero que están dentro de una sociedad, a la cual se avergüenzan un poco de mostrarme.
Somos una familia teóricamente normal, tenemos nuestros problemas, que nunca fueron más allá de peleas y portazos. Bueno, era así hasta que en una inesperada noche, conocí a Cristian, o como muchos lo llaman, Cri. Nos enamoramos casi al instante, pensamientos, sueños e ideologías que compartíamos al pie de la letra.
Casi no toma, solo una que otra vez un poco de cerveza, no más de una lata., no se droga y fuma un poco. Por lo que me contaba, le ayudaba ayudar a los más necesitados y formaba parte de varios grupos ambientalistas. A eso hay que sumarle su tatuaje en la nuca y que su grupo favorito es Korn.
El tiempo pasó, tan rápido que ni se contarlo, me fui enamorando cada vez más y mis padres lo odiaban cada vez más.
Peleábamos más y pasaba mucho menos tiempo en mi casa, y cada vez que estaba con mi nuevo pololo, Cri, me sentía más enojada con ellos. Hasta que una tarde, luego de mi preuniversitario, se desató la tercera guerra mundial.
Gritos, amenazas, insultos y portazos fue lo que se vivió en mi casa. Luego de pasar más de 2 horas en una discusión sin sentido, corrí a mi habitación, arregle un bolso muy rápido y le robe la billetera a mi mama quien la había dejado en la entrada.
Obviamente si me escapaba, tenía que ser con mi pololo. Me apoyó y se marco conmigo de Santiago. Luego de varias horas de viaje en su antiguo y desalineado auto, llegamos a un pueblo chico en una playa, donde comenzaríamos nuestra nueva vida.
Jamás se lo mencioné a Cri, pero cuando paramos en la estación a poner bencina, llamé desde un teléfono público a mis papas, diciéndole que no me buscaran, que comenzaría a vivir sola, que había terminado con Cristian y que tenia planeado empezar una nueva vida en el sur. Lo cual fue totalmente una mentira ya que estaba feliz de empezar mi nueva vida con cri en el norte.
Los meses pasaban y todo iba bien, conseguí trabajo, una buena casa y hacia lo que quería cuando quería. A mi pololo no le fue tan bien, no consiguió trabajo y se lo pasaba en un bar donde se jugaba pool. Pasaron más meses y mi paraíso se volvió en mi peor pesadilla. Cri comenzó a beber, no trabajaba, se drogaba y estaba muy agresivo. Nunca llego a pegarme, pero me gritaba mucho y me amenazaba con hacerlo. Desperada no sabia que hacer, si llamaba a mis padres, se enterarían que les mentí y por los problemas en los que estaba metida, no me ayudarían. Cuando no se podía volver peor luego de unos meses de incomodidad y malestares, supe que estaba embarazada y que mi vida, finalmente, se había echado abajo por completo. Primero me genere una felicidad falsa, creyendo que todo era perfecto. Viviendo con la persona que amo y teniendo un hijo de esa persona. Pero Cristian no se lo tomo así. En cuanto supo lo que venia en camino, se descontrolo. Me acusaba de engañarlo y de mentirosa, de descuidada que lo único que hacia era arruinarle la vida. Luego de llorar, insultarlo y gritarle el error que cometí en vivir con el y a repetirle lo mierda de persona que es. En uno de mis gritos siento un dolor punzante en mi cara luego de un ardor insoportable u de un poco de sangre de mi boca. El muy desgraciado me pegó y yo ni lo vi venir.
Enojada y asustada esa noche decidí agarrar mis cosas y marcharme. Pensé en seguir la vida que les había dicho a mis padres, una casa en el sur y empezando una vida nueva. Pero era imposible. Por primera ve debía pensar antes de actuar.
Otras horas de viajes, una, dos, tres micros y me encontraba en la puerta de mi casa, la cual nunca había olvidado. Toque el timbre, no hubo respuestas, lo toque nuevamente y nadie contestaba. Seguí así unas 5 veces más pero sabia que nadie saldría. Me senté y espere, unas 4 horas, en la entrada de mi casa. Hasta que una camioneta se estaciona cerca de mí y de ella se baja una señora que no importaba cuanto tiempo pasaba nada gastaba ese aire de madre joven. Sorprendida me abrazo, lloramos y entramos con mi padre a mi casa para no dejarla en un buen tiempo más.
Luego de un tiempo tuve que decirles la verdad, de mi embarazo y que Cri ya no era lo que fue hace ya años atrás.
Mis buenos viejos, me comprendieron y me siguieron amando como siempre solo que ahora están más preocupados de mi de lo normal.
Tantos problemas que me podría haber evitado si tan solo hubiera pensado más, en que hacer y en que decir, ya que talvez alguien me podría haber salvado de mi nueva vida la cual, siempre fue una mentira.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Ya no vuelves

Creí superarte, asumir que ya no estas conmigo, lograr imaginarme todos esos recuerdos sin derramar ni una lagrima.
¿Por qué todavía me dueles? No es que me duelas tú, solo me duele la ausencia de tur risas y de tus cosas particulares.

Comienzo a extrañarte, comienzo a necesitarte, pero ya no vuelves. Te fuiste sin decir a dios, pero no te culpo, yo también apuraría el paso si pudiera dejarlo todo atrás y ser solo yo en una paz inexistente para mucho, para mi.
Ya no vuelves, pero te necesito. Todavía me queda tiempo, promesas que hacer algunas que cumplir, otras que dejar que vuelen en el viento. ¿Algún día nos veremos verdad? Un reencuentro tierno donde se habla de todo lo que ha pasado en la ausencia del otro, algo incomodo por no reconosernos entre nosotros, porque aunque no lo creas, he crecido.

Te quiero, y tu a mi y hoy te recuerdo en particular, no es tu cumpleaños ni aniversario, ni el primer día que nos vimos o nos dejamos de ver, hoy simplemente te recuerdo, porque te necesito y tu, ya no vuelves.

en honor a todas esas personas que viven solo en los corazones
y gracias a Benjamín Moreno por mantenerte en mi
te quiero tata.

martes, 9 de noviembre de 2010

Ejemplo a seguir

Verano, momento para relajarse, fiestas y hacer de las mías con mis amigos.
Soy Emilia, tengo 17 años y esta es mi historia de por qué soy un ejemplo a seguir.
Soy linda y con buenas notas, estoy en un colegio católico, soy virgen y tengo una vida sana
Me caracterizo por siempre seguir el camino del bien sin hacer de mi vida una lata, encontrando el equilibrio perfecto entre pasar un muy buen rato y los ideales que me enseñan mi familia, colegio y amigos.
Mi historia sucedió a principios de enero de este verano. Con Sergio, mi mejor amigo, decidimos ir una noche al casino. Mi mamá obviamente no me iba dejar, pero aún así decidí no mentirle, porque eso es lo que hace una niña bien.
- Voy a salir con Sergio, dice que conoce un restaurante muy bueno, con una discotec en Rancagua, y que a la vuelta podemos ir a dormir a la casa de su tía que vive allá. – Y no mentía, comeríamos en el restaurante y si nos aburríamos de jugar en el casino, nos iríamos a la discotec y teníamos planeado dormir en la casa de su tía. Omitir no es mentir, así que sigo sin manchar mi reputación.
El día de nuestro plan había llegado y todo marchaba a la perfección. De pinta monos, nos pusimos de acuerdo para ir elegantes, igual que en las películas. Mi vestido era negro y un poco ajustado, pero por supuesto no mas corto que dos dedos por sobre la rodilla. Tenía un escote igual un poco grande en la espalda, pero no mostraba las piernas así que como muy buena chica, no me vestí provocativamente.
En el momento de las apuestas, yo no participo ya que es ilegal que yo juegue, pero decidí darle dinero a mi amigo para que él jugara y que las ganancias serían mitad y mitad si no lo dejaba en toda la noche. El es medio supersticioso y cree que por tener a una chica sentada en sus piernas mientras juega le va a traer buena suerte. Eso va en contra de las creencias católicas, así que no creo en ellas pero aún así lo acompañé y me senté con él, aparte de ser una niña bien, soy buena persona por ayudar a mis amigos.
Íbamos ganando y pasándolo bien. Sergio estaba un poco ebrio así que llamábamos mucho la atención. Yo solo había tomado un poco de vino, al igual que los padres en las misas y que Jesús durante toda su vida.
Llegando la madrugada, un par de amigos se nos unieron, un chico y una chica. Cuento corto, un vaso llevó a otro y pronto nos encontrábamos en su habitación del hotel del casino.
Fumaron, se embriagaron, reímos y me dejé seducir. En poco rato me encontré semidesnuda en la cama de este chico. Su piel cálida sobre la mía me tentaba a hacer lo impensable, pero tenía que ser fuerte.
- Hey, tienes que saber que soy virgen, y que pretendo seguir siéndolo luego de esta noche - mis puntos de vista claros desde un principio.
- No te preocupes esto se arregla fácil – Y de hecho se arregló fácil. No hubo penetración, pero igual lo pasé bien, hice de las mías probando algo más que un coyac, pero aún así soy virgen como una blanca paloma.
Pasamos la noche en el hotel y en la mañana al despertar sentí la mejor sensación del mundo. La pieza esta desordenada y colgaban de sus muebles cosas inimaginables y que no se como llegaron ahí, pero se notaba a simple vista que habíamos pasado una muy buena noche, buena y sana noche. . Me sentía bien pura y orgullosa, tenía a un chico lindo a mi lado durmiendo y no sentía remordimiento alguno ya que todo lo sucedido, estaba bien. Se divertirme y mantener mi imagen de niña bien, mi reputación intachable y por supuesto mi orgullosa vida de pura y casta.
Partimos temprano en la mañana con unos buses de acercamiento a Santiago. Una vez más e partido en mis andanzas dejando bien intactos los valores que me enseñan todos los que me rodean.
Definitivamente soy un ejemplo a seguir.

jueves, 14 de octubre de 2010

Mascara

Miento en lo profundo
Y a escondidas
Ellos piensan
Yo no
Por eso caigo

Tengo miedo del resto
De sus voces y pensamientos
¿Donde esta mi mascara?
Tengo vergüenza, tengo miedo
Quiero desaparecer
Detrás de una mentira
Detrás de una promesa sin cumplir

Mi mascara se rompió
Una grieta en una jarra
Que suelta a gota lenta
Su interior
Lentamente mi alma
Me dice adiós

Quiero existir sin ser
No busco futuro
No quiero algo sobrenatural
No me llaman los latidos
Solo el más profundo
El más oscuro silencio
Que en mis sueños
Va más allá del tiempo

lunes, 4 de octubre de 2010

la otra vida

para mi no hay vida después de la muerte,ya que esta es totalmente biológica y no espiritual. El corazón deja de latir, la mente deja de pensar y solo queda el alma frente al mundo real. Aunque el alma se a un herramienta importante, no es la esencial, ya que sin cuerpo que la retenga, sin una mente que la haga pensar y un corazón que la haga sentir, el alma no nos sirve de nada. Para mi, la vida termina en el ultimo latir natural.

Dejemos de pensar en la vida que hay al otro lado del túnel ( si es que la hay) ya que se nos termina yendo la que vivimos y la que sabemos que existe. Vive como si esta fuera tu única vida y a la hora de encontrarte con esta nueva vida o con la ausencia de esta, tendrás nuevos planes e ideas para realizar, y sueños que se hicieron realidad para respaldarte