miércoles, 17 de febrero de 2010

FIN DE LAS VACACIONES

- estas dos semana se pasaron volando, ¿no crees?- cada vez que miraba a Isa, sus ojos cambiaban de un semblante serio y triste a una misteriosa alegría.

Ese momento para ambos parecía perfecto. Abrazados, acariciándose, bajo una noche estrellada que daba un ambiente de calma y una sensación de que esa noche estaba echa solo para ellos.
Todo era casi perfecto. Lo único que arruinaba el momento era el hecho de que al día siguiente se tuvieran que separar sin saber cuando se volverían a ver.

-si. Ojalá que esto pudiera durar solo un día más.
- no creo que así esta bien. Si hubiera durado más, se me haría muy difícil extrañarte -dicho esto el chico acaricio el rostro de Isa, quien temblaba algo por el frío y por los nervios de tener al chico tan cerca de ella.

Al darse cuenta de aquello, el chico lanzó una de sus sexy sonrisas y abraza mas fuerte a Isa.
Ambos se miran fijamente. Podrían haber pasado segundos, minutos, horas, días y no hubieran sentido diferencia. El reloj se detuvo el mundo entero lo hizo. El deseo los seguía consumiendo.
Nadie movía ni un músculo solo por temer a estropear aquel momento.

De apoco se fueron sumiendo en los ojos del otro. Perdidos como si hubiera un mundo entero ahí adentro.
Se acercaron de apoco. Apegaron más aún sus cuerpos. Sus rostros estaban a milímetro de distancia. Dos segundos después ambos labios se besaron pero con cierta timidez y nerviosismo.
No fue un beso muy apasionado ni uno típico de película. Pero fue el beso perfecto de despedida y de final que podría haber tenido este peculiar e inolvidable romance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario