sábado, 27 de febrero de 2010

TERREMOTO 2010

Isa quien no había conseguido conciliar el sueño, se incorpora en su cama algo extrañada, ya que, sentía un leve movimiento en la pieza.
Sus móviles de fotos se movían levemente de lado a lado, dando señal de que aquello era solo un temblor.
Ella le temía a los temblores, por lo que no tardo en ponerse muy nerviosa.
Pasados unos segundos del inicio del temblor, Isa decidió despertar a Niko, quien estaba durmiendo en al misma cama.
- Niko despierta esta temblando - sacudió a su amiga quien solo gemía para indicarle que la dejara tranquila.
Comenzó a sacudirla más fuerte al darse cuenta que el temblor aumentaba. Los árboles que se encontraban en el patio comenzaron a sacudirse, al igual que los marcos de fotos y las cosas que estaban en su pieza sin sujetar.
- Ya po despiertate, no seai pesada. Niko estoy muerta de miedo, por fa. - no fue necesario insistir más ya que la chica se había incorporado de un salto al darse cuenta de la forma en que se sacudía la habitación.
Ya no era un leve movimiento, ni un sacudimiento. Se encontraban en un terremoto, y no uno muy pequeño.
- ¿¿NIKO QUE ESTA PASANDO?? ¿¿QUE ONDAA???- Isa comenzaba a chillar y se le notaba en el rostro que estaba apunto de llorar. Y no era de extrañarse.
Los cuadros caían de las paredes y todo lo que colgaba de ella o lo que no estuviera muy sujeto. La lámpara del velador de Isa no tardo en caer y a su paso botó más cosas al suelo. La cama comenzaba a separarse de la pared. Las ventanas se abrían solas y tiritaban dando la sensación de que se iban a romper en cualquier segundo.
Isa iba a romper en llanto cuando Niko agarro rápidamente de ella y la dirigió hacia el marco de la puerta. Tropezaron al salir de la cama muy rápido y por poco Isa cae al piso. Pero Niko la sostuvo y la arrastró hasta pararla. Agarro la manilla de la puerta con fuerza pero no la pudo abrir mucho. Había ropa, peluches, zapatos y varias cosas más que cubrían el piso e impedían que la puerta se abriera con facilidad. Niko comenzó a sacar rápidamente lo que había en el piso, y al a vez trataba de calmar a Isa, quien estaba paralizada y su rostro estaba cubierto de lagrimas. Temblaba, pero no se distinguía si era por el terremoto o por el pánico que la invadía.
- Isa, cálmate. No va a pasar nada ayúdame a......- la chica fue interrumpida al sentir como la casa se movía con aun más furia. Todo caía al piso, muebles adornos, cosas de vidrios, todo lo que había logrado sobrevivir, estaba cayendo.
En el piso de abajo se escuchó un ruido ensordecedor de un vidrio quebrándose. Casi en ese mismo segundo se oye el grito de una mujer, el grito de la madre de Isa.
- MAMAAA!!- La chica estallo en un llanto histérico y corrió hacia la puerta tropezando con todo lo que estaba a su paso, incluso Niko. La chica removió las últimas prendas de ropa antes que Isa abriera desenfrenadamente la puerta.
Intento salir rápidamente de la habitación pero Niko la sostuvo desde la cintura y la mantuvo en el marco de su puerta.
Al otro lado del pasillo se veía como los hermano pequeños trataban de ir hacia su hermana mayor en busca de protección.
- ¡NO SE MUEVAN QUEDENSE EN LOS MARCOS DELAS PUERTAS Y CALMENSE HASTA QUE YO LOS VALLA A BUSCAR! - La voz de Niko sonaba fuerte a pesar del ruido de las cosas cayéndose y de los ruidos exteriores. Sujetando a la chica y viendo que los chicos estuvieran bien, se dio cuanta de que no se podían quedar mucho tiempo ahí, en caso de que el terremoto siguiera o aumentara. Planeo salir por las escaleras, pero vio que los cuadros y adornos que estaban alrededor de ella caían y hacían muy peligrosa la salida.
- Gorda, cálmate ya va a pasar- susurro en el oído de su amiga quien no se soltaba de ella. Pasaron 5 segundos hasta que termino el terremoto. Pero esos 5 segundo parecieron 5 horas. Las más largas y aterradoras de las personas que se encontraban en esa casa.
- Dani, tómale la mano a la cata y quédense ahí. Yo voy por ustedes. Isa necesito que te quedes acá en la puerta, por fa no bajes. Nos vamos todos juntos, oka?- dejo a su amiga y fue pisando cuidadosamente el piso. No importa donde pisara, el piso tenia pedazos de vidrios y cerámicas. Sentía como cada pedazo de material roto le penetraba la piel de su pie. No se le ocurrió ponerse algo en los pies antes de salir de ahí. Tomo a los dos niños y los trato de levantar para que no pisaran el vidrio pero era inútil. No tenía tanta fuerza. De repente siente como alguien le arrebata a la más pequeña antes de que la dejara en el suelo. Era Isa. Aun que en su cara se notaba la cara de pánico, tenía que ayudar a sus hermanos y a su amiga.
Caminaron lo más rápido posible hacia la escalera. Estaba cubierta de vidrios y fotos, marcos rotos y se podía ver el dibujo que le hizo Cata en su primer día de jardín a su madre.
Por abajo se escuchaba la voz de su padre que decía que bajaran rápido que el terremoto seguía un poco. A lo lejos se escuchaba el llanto de su mujer quien corría hacia la puerta principal.
Comenzaron a bajar y a medida que bajaban se daban cuenta que seguía un leve movimiento. Era mejor salir antes de que pasara otra cosa.
- ¿Mama?....... ¡¡Mama!! ¡¡¡Mama!!! - comenzó a gritar Isa al verla ahí en al puerta principal. Su padre, quien esperaba abajo de la escalera, tomo a su hermana para que pudiera dirigirse con su mamá.
También tomo al pequeño cuando Niko termino de bajar la escalera.
-Niko hay una linterna en el primer mueble de la cocina corre a buscarla y sales al tiro yo dejare a los niños a fuera y volveré a buscarte ok?- Niko solo se limito a afirmar y salir hacia la cocina. No fue difícil encontrarla.
Salio lo más rápido que pudo ya que la estaba empezando a invadir el miedo. Llego hacia la puerta principal donde se veía al padre de su amiga. La rodeo con un brazo para protegerla y corrieron hacia la calle.
Todo estaba destruido. Los postes de luz ladeados y sin funcionar, vidrios rotos, la alarma de los autos y de las casas sonaban sin cesar. Solo se podía ver las luces de las linternas de las personas que se encontraban en la calle. Se escuchaban gritos, ordenes, llantos y los autos de los carabineros y ambulancia. Un escenario destruido y arrasado por algo inexplicable y doloroso para el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario