miércoles, 7 de julio de 2010

El raro “no sentir”

lo admito sin ningún problema, me considero una escritora que esta pasando por una rancha de “no sentimientos”.

Es increíble como estos malditos se alejan de mi. También es increíble como dependo de ellos. Parezco drogadicto sin traficante. El no poder criticar a la gente o al sistema, el no poder decir mis punzantes frases que hacen que la gente despierte, el no poder sacar a flote el romántico que todos tenemos dentro me hace sentirme sola.

Soy atea, solitaria, y dependiente de solo una persona, yo. Pero acabo de perder mi clavo al piso, se me acaba de perder mi perro lazarillo en esta estúpida ceguera que todo el mundo llama adolescencia, pero yo lo llamo vida.

¿Que hace una puta sin esquina?¿que hace un escritor sin tinta?¿ millonario sin esposa en que gastarse los múltiples millones?¿quehace una persona que solo tiene un alma a su favor sin comentarios y sin esos molestos sentimientos que día a día te molestan y además te dejan en situaciones imposibles?¿ como es posible que los extrañe? Y el no pode hacer nada al respecto me deja tan estúpida y me hace sentir tan impotente. Da la sensación de que no acaba.

Sentimiento…. sensación……

Una vez mas he ahí la respuesta.

Distintos sucesos nos llevan a distintas emociones, el que no las tengamos a flor de piel no significa que no estén, si no estoy deshidratándome en llanto, no significa que no tenga pena. Si no se me acalambra la cara con una sonrisa no significa que no este feliz. Si no siento nada, eso ya es un sentimiento, el peor de todos, pero lo es. Aunque no es mi caso

Como el siego que se cae con la piedra, me di cuenta que algo había ahí y que no lo vi. No se que fue o quien fue, pero por algo una impotencia enorme y abrumadora me invade. No me interesa entrar en detalles, porque ahora que se de este sentimiento no me interesa tenerlo.

No hace falta ser un psicólogo o analizar paso por paso de tu día para saber que te pasa. Un paseo, mirar un arbolito e insultar a los pájaros muchas veces no resulta suficiente. Y a quien le importa. No es una pecado no sentir, ya que es imposible.

El “no sentir” es extraño, y de forma extraña se soluciona. Es como una ciencia incierta, la quita pata del gato, la novena nota de una octava o como quieras llamarlo. Pero al igual que todas esas cosas se resuelve de la forma mas inesperada, creatividad, paciencia, ocio o lo que sea. pero siempre hay forma, no siempre es la esperada pero funciona. Miento la verdad la única solución para el “no sentir”, es “no sentir” con ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario